sábado, 8 de octubre de 2011

PARADOJAS POLITICAS

La llegada a Tres Arroyos de varios y muy altos funcionarios nacionales y provinciales para apoyar la candidatura a Intendente de Nicolás Ambrosius, hizo que pasara desapercibido un acto institucional partidario en el Movimiento; un recambio dirigencial trascendental vestido de una situación paradojal.
El 6 de octubre de 2.011, con la votación de los afiliados, se consagró a la nómina que dirigirá los destinos del partido oficialista, y que encabeza Luis Aramberri.
Los que la integran aseguran que es una lista de unidad, en la que están incluidos representantes de los dos sectores que participaron de la interna del 14 de agosto. Los que quedaron afuera dicen que el Sanchismo aplicó una “limpieza macartista” con los Aprilistas.
Viéndolo desde afuera, uno observa una agrupación municipalista con un presidente que es un joven vecino intachable, quien respira vecinalismo y que tiene las mejores intenciones, pero que en la práctica el partido pasó a ser un bien “Sanchista”, al igual que el futuro bloque de Concejales oficialista.
Ojalá que nos equivoquemos, pero viendo como funciona el Ejecutivo municipal, lo que debe esperarse es, que si gana la elección, en su tercer mandato Carlos Sánchez administrará sin críticas partidarias y sin discrepancias de sus Concejales.
La realidad es que en el oficialismo el actual jefe comunal tendrá el control absoluto de los poderes Ejecutivo, legislativo y partidario. Sánchez se quedó con todo el paquete del Movimiento Vecinal; y, si gana repitiendo la performance de la primaria, sumará el dominio del Poder Legislativo como institución, a través de un bloque de mayoría compuesto por Concejales propios.
Según fuentes inobjetables del gobierno municipal, lo descripto anteriormente hace que en el confiado entorno del Intendente algunos hablen de que una victoria electoral holgada reafirmaría la idea de buscar extender el poder “Sanchista” a otras instituciones de Tres Arroyos.
La dirigencia, -en algunos casos histórica-, del sector que participó en la interna como “Vecinalismo Auténtico”, -que se va en ésta renovación anticipada por la derrota en la primaria-, acusó a Carlos Sánchez de haber traicionado la independencia partidaria, entre otras cosas, por compartir un acto político kirchnerista.
Y la paradoja se da en que los críticos de ese proceder de Sánchez, entregan el partido al “Sanchismo”, pocas horas después de que el Kirchnerismo calificó públicamente al Intendente de Tres Arroyos como un opositor.
Hasta la próxima.

Marcelo N. Mouhapé Furné.